May 15

Canción de Aragorn, El Señor de los Anillos

… De nuevo ella huyó, pero él vino rápidamente

¡Tinúviel! ¡Tinúviel!

La llamó por su nombre élfico

y ella se detuvo entonces, escuchando.

Se quedó allí un instante,

y la voz de él fue como un encantamieto,

y el destino cayó sobre Tinúviel

y centelleando se abandonó a sus brazos.

 

Mientas Beren la miraba a los ojos

entre las sombras de los cabellos

vio brillar allí en un espejo

la luz temblorosa de las estrellas.

Tinúviel la belleza élfica,

doncella inmortal de sabiduría élfica

lo envolvió con una sombría cabellera

y brazos de plata resplandeciente.

 

Larga fue la ruta que les trazó el destino

sobre montañas pedregosas, grises y frías,

por habitaciones de hierro y puertas de sombra

y florestas nocturnas sin mañana.

Los mares que separan se extendieron entre ellos,

y sin embargo al fin de nuevo se encontraron

y en el bosque cantando sin tristeza

desaparecieron hace ya muchos años.

 

Fragmento de la Canción de Aragorn (aún conocido como Trancos) en La Comunidad del Anillo.

El Señor de los Anillos, J. R. R. Tolkien

Deja un comentario

Your email address will not be published.